Helen Pilcher, Ginés Morata y Vicente del Bosque reflexionan sobre cómo la ciencia se convierte en herramienta para ‘Jugar a ser dioses’

La bióloga celular y humorista Helen Pilcher; Ginés Morata, profesor de biología molecular del Centro Superior de Investigaciones Científicas, CSIC; y el ex seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Boque, han sido los invitados a la segunda mesa de debate de la jornada de hoy domingo en el III Foro de la Cultura en Burgos. Jugar a ser dioses ha sido el titulo de un encuentro que ha moderado el doctor en biología celular y molecular Jordi Rovira Carballido.

«En los últimos 40 años, el desarrollo de la biología nos ha invitado a imaginar que los seres humanos podremos alcanzar atributos que no tenemos». Han sido las primeras palabras del Morata. El científico ha desgranado algunos de los recientes avances en el campo de la biología celular y molecular y ha avanzado que en las próximas décadas las tecnologías «nos permitirán modificar, si quisiéramos, nuestra esencia genética hasta extremos que no podríamos sospechar hace tiempo». «¿Qué quiere hacer la sociedad con estas tecnologías tan poderosas?», se ha preguntado Morata. Esa respuesta, ha añadido, «no la pueden dar los científicos».

Helen Pilcher ha evocado la reciente desaparición del bucardo de las montañas pirenaicas y los trabajos por «resucitar» a este especie a partir del material genético del ultimo ejemplar, llamado Celia. En julio de 2003 nacía un clon que solo lograría mantenerse con vida unos minutos. Algún día, tal vez la ciencia logre «traer a nuestros días un Neanderthal», ha vaticinado. «¿Es esto jugar a ser dioses? Sí, claro. ¿Es una buena idea? Yo creo que no», ha explicado. «Estamos empujando a muchas las especies a la extinción», ha lamentado Pilcher, y ha reconocido que las investigaciones sobre genética quizá permitan salvar de este proceso a otras especies en un futuro no muy próximo.

¿Podríamos clonar en otro ser humano las cualidades de Leo Messi o Cristiano Ronaldo? Ha sido la pregunta que el moderador ha trasladado a los asistentes. «Hay una base genética, después llegan años de entrenamiento y dedicación», ha reflexionado Morata, un esfuerzo que ha ensalzado Vicente del Bosque. El ex entrenador de Selección Nacional de Fútbol ha ironizado sobre la imagen «icónica» de algunos jugadores, a los que los medios de comunicación colocan en ocasiones la vitola de «dioses»: «Están muy expuestos mediáticamente. Son empleados un poco especiales, claro, solo juegan 11 de 23, algunos ganan mucho dinero y tienen que madurar pronto, pero no son dioses. Muchos —ha relatado— se emocionan con su profesión, son inspiradores, generosos y solidarios».

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*