Kagge, Herrero, Reverte y Martín Casas abordan los grandes retos medioambientales del planeta y la aportación de la tecnología

 

La programación del III Foro de la Cultura ha reunido esta mañana al explorador Erling Kagge, la antropóloga y activista Yayo Herrero y el periodista y escritor Javier Reverte. Moderados por Pilar Martín Casas, bióloga especializada en educación ambiental, quienes han conversado sobre los grandes retos medioambientales del planeta y la aportación de la tecnología. ¿Tiene dueño la tierra? Fue la cuestión que Pilar Martín Casas lanzó a los invitados. Kagge ha reivindicado la vieja visión «romántica» de la naturaleza, el valor del «silencio» y la necesidad de apartarse del ruido. Ha alarmado también sobre el modo en que la tecnología nos hace, en ocasiones, «menos humanos».

Para la antropóloga Yayo Herrero, el problema reside en la existencia de «poderes económicos que están sosteniendo un modelo de privilegio a costa de convertir algunas zonas del planeta en grandes minas y grandes vertederos». «No se puede —ha advertido— crecer de forma indefinida». El gran ejercicio de responsabilidad humana, para Herrero, pasa por mirar esa realidad cara a cara. La tecnología, ha defendido, tiene que «responder a los problemas de las mayorías sociales, no a los intereses de los poderes económicos. Todo pasa por entendernos como seres ecodependientes».

El escritor Javier Reverte ha reconocido su pesimismo y ha abierto su intervención recordando los problemas del deshielo que afectan al Ártico y la Antártida: «No podemos desligar lo cambios medioambientales de las amenazas que pesan sobre la democracia. Europa ha sido un modelo que otros sistemas están intentando cargarse. Hay que defender esa democracia. Solo desde ella podremos alentar nuevas formas de combatir las amenazas sobre el medio». «Todos —ha precisado— quieren llevarse el trozo más grande del pastel. Se calcula que solo el 10% del Ártico serán aguas internacionales en un futuro. El resto será explotado, habrá vertidos, contaminaremos los mares… Nada me invita a encontrar algo positivo», ha apuntado.

Martín Casas ha trasladado a los invitados si era el momento «de plantarnos y reflexionar», y si aún se tiene tiempo para ello. Herrero ha reconocido que ciertos procesos son irreversibles: «Lo que está en peligro no es el planeta, es la vida humana en el planeta. La tecnología es una condición necesaria pero no suficiente, no es valiosa si no miramos a los problemas de frente». «No deseamos volver atrás», ha reconocido Reverte, «aunque debemos buscar otro modelo para avanzar, forzar cambios políticos».

Para Erling el primer cambio comienza en el interior: «Estamos perdiendo lentamente el contacto con la naturaleza. Por tanto, estamos perdiendo el contacto con nosotros mismos. Debemos escuchar a la madre naturaleza y hacerle las preguntas adecuadas para encontrar las respuestas oportunas». «Hay un proceso de agresión contra la filosofía y la cultura que debemos combatir. La democracia ha sido nuestra respuesta más eficaz a todos los problemas. Hay que rearmarse filosóficamente e ideológicamente», ha reclamado Reverte. «El rearme moral nos exige ser conscientes de que somos ecodependientes. No es cierto que no haya alternativa, pero también hay que actuar sobre la demanda, sobre los sistemas alimentarios, hay que socializar bienes comunes como la electricidad o el agua, necesitamos mucha más ciencia e investigación», ha añadido Herrero.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*